La Casa Histórica reabre sus puertas este martes

La Casa Histórica reabre sus puertas este martes
Compartir en:

Tras un año de intenso trabajo, hoy el Museo Nacional de la Independencia volverá a abrir sus puertas para ofrecer al público una experiencia muy diferente, basada en un nuevo guión museográfico. Los esfuerzos apuntan a posicionar a la Casa Histórica como una institución viva, dinámica y con relatos que abrazan algunos revisionismos y miradas alternativas a la “historia oficial” enseñada de memoria sobre la Independencia nacional.

“Sin desconocer el ámbito político, quisimos focalizarnos en el factor social y en los elementos que orbitan a su alrededor. En esta renovación, tomamos las principales características del período revolucionario, pero nos centranos en cómo era Tucumán por aquel entonces y su importancia dentro del proceso que condujo hasta nuestra independencia”, explicó su directora María Cecilia Guerra Orozco.

Entre los avances planteados, el nuevo guión va a transformar al museo en una caja de resonancia para voces invisibilizadas. En algunas de las habitaciones, las fotos de Lola Mora y un retrato de María Remedios del Valle subsanan las cuentas pendientes en torno a la participación femenina en las escenas socioculturales y bélicas de ese momento. Además, las exhibiciones contemplan referencias sobre los pueblos originarios y los afrodescendientes.

  Capturaron en Neuquén a un tucumano acusado de abusar sexualmente de sobrina

Este adicional de testimonios llega con una verdad indiscutible sobre sus espaldas: la historia también ha sido (y es) escrita con heroísmos cotidianos, sangre, luchas, pujas de género y vencidos.

“La idea que primó fue dejar de contar la historia desde el museo y nuestro propio posicionamiento para escuchar a sus protagonistas. Con la transformación que estamos haciendo logramos posicionarnos a la altura de los mejores museos del país. Es un cambio de gran envergadura para Tucumán y para sus propuestas educativas y turísticas”, destacó.

Incorporaciones

Junto a los objetos que se distribuyen en las salas hay placas con códigos QR a través de los cuales se amplían algunos conocimientos, piezas interactivas, pantallas que reproducen videos y entrevistas multimedia.
Junto a la innovación tecnológica, otra de las novedades apunta a resignificar las visitas guiadas. “Aunque contemos con personal para acompañar el recorrido, el objetivo es que los visitantes adquieran un rol activo. Nuestra invitación apunta a que cada persona logre detenerse donde desee, se deje guiar con su curiosidad y toque, experimente y tenga un contacto más profundo con la historia a partir de preguntas disparadoras”, agregó Guerra Orozco.

  Aumenta el pan un 10% desde el próximo lunes

En cuanto a la lista de piezas expuestas se incorporan un arpa, un pianoforte, mapas, varios cuadros, objetos religiosos y utensilios empleados en las tertulias y las pulperías. Ahora la Casa Histórica dispone también de documentos inéditos en recorridos anteriores y de archivos que antes se mantenían guardados en las instalaciones o fueron pedidos al Archivo General de la Nación.

La curaduría del guión y el contenido museológico y museográfico estuvo a cargo de Juan Pablo Bulacio y Valentina Mitrovich, pertenecientes al Área de Investigación del Museo.

La accesibilidad como factor transversal

En complemento con la “lavada de cara” estética y simbólica, a lo largo del proyecto de reforma se hizo hincapié en la accesibilidad. Actualmente las salas disponen de macrotipos, infografías táctiles y algunos textos en braille. Todo sumado a dos planos hápticos en los patios y una mejor distribución espacial que permite la circulación de sillas de ruedas. A partir de enero, el museo implementará también visitas silenciosas, pensadas para gente con trastornos del espectro autista (TEA) o muy sensibles a los ruidos. En un día y horario específico (aún por definir) las instalaciones se adaptarán para que las luces, los colores y los sonidos no sean tan invasivos.

  Jaldo y Manzur entregaron materiales del programa Promat

Producciones lúdicas y tucumanas

Al tradicional circuito del Museo Nacional de la Independencia se le adicionó una sala llamada “De juegos y descanso”, que está exclusivamente destinada a los más pequeños. Allí se reproducirán tres capítulos de “Lola y Choko”: una serie audiovisual producida por la Casa Histórica que se emite por las redes sociales del museo y por las del Ministerio de Cultura de la Nación, y que tiene por objetivo acercar hechos puntuales de nuestro pasado nacional a las infancias. En la habitación los chicos podrán disfrutar también de un videojuego con la misma temática y una pizarra magnética para cumplir con algunas consignas educativas lúdicas.

La Gaceta

Compartir en: