Los aterradores chats de las acusadas por el crimen de Lucio Dupuy: «Que no se te vaya la mano…»

Los aterradores chats de las acusadas por el crimen de Lucio Dupuy: «Que no se te vaya la mano…»
Compartir en:

La fiscalía que interviene en el juicio por el crimen de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado en La Pampa, trata de comprobar la culpabilidad de la madre del menor, Magdalena Espósito Valenti, y su pareja, Abigaíl Páez, quienes lo habrían matado a golpes luego de meses de tormentos.

Una de las pruebas claves utilizadas para demostrar la autoría del asesinato en manos de las dos mujeres juzgadas serían los chats obtenidos de los celulares, donde quedaría en evidencia los espeluznantes mensajes.

El intercambio más intenso entre las dos se dio desde los primeros días de octubre hasta el 26 de noviembre, en que Lucio fue asesinado. En dichas conversaciones, que fueron expuestas en el juicio, dicen que el chico les molesta, de que interfiere en su relación, de que no les permite hacer su vida. Y, lo más grave de todo, habla sobre los castigos que le propinaban.

  Las vacunas bivalentes contra el COVID ya se aplican en el país: ¿por qué son mejores que las anteriores?

Uno de los chats más aterradores que publicó Infobae, es el que, en octubre, le mandó la mamá de Lucio a su pareja. La conversación comenzó con dichos sobre el nene, que se portaba mal, y Abigail le dijo que lo golpeó. Ante esta situación, lejos de preocuparse por la salud de su hijo, Espósito Valenti le respondió: “Qué no se te vaya la mano que nos vamos a mandar una cagada”.

En otro de los mensajes, ambas discutían porque Lucio “interfiere en sus vidas” y Páez escribió, a modo de reproche: “Estoy harta. Yo tengo que estar todo el día con este pendejo”.

Otro de los puntos que quedó en evidencia en el juicio es que, además de ser golpeado y torturado, el nene pasaba hambre. Esto fue expuesto dos madres de amiguitos del nene, que contaron que les llamó la atención la cantidad de comida que ingería cuando iba a de invitado a almorzar.

  ANSES: cronograma de pagos para este martes 24 de enero

Una de esas ingestas de comida de manera desmedida, por el hambre que pasaba, le trajo problemas gástricos. Una noche, cuando volvió a su casa, vomitó, y a raíz de ello, le dieron una paliza. Para las imputadas, atormentarlo parecía algo natural.

En otra conversación, aunque también refería a Lucio vomitando, Magdalena le preguntó a Abigail: “¿Cómo le pegaste? Ya van dos veces que vomita”. Hay otra charla en la que contaron que al nene lo dejaron en el patio en penitencia un día de lluvia.

El abogado de la familia de Lucio, José Mario Aguerrido, realizó en las últimas horas, en diálogo con América Noticias, una valoración de los chats: “Para ellas, Lucio era una molestia y se daban peleas por culpa del chico. El problema es que no les permitía salir, ser supuestamente independientes. Quedó registrado en los diálogos entre las dos. Generalmente, la que más duramente lo castigaba era Abigaíl Páez, por eso nosotros planteamos respecto de la madre la acción o la omisión. Ella es culpable de golpearlo, pero, además de no haberlo sustraído de ese ámbito”.

  Arribaron a Tucumán 34.650 dosis de vacunas Pfizer bivariantes

El juicio oral contó, además de los chats, con un centenar de testigos que hablaron ante el tribunal. Todo ese cúmulo de testimonios, más las evidencias, fueron lo que llevó a la fiscalía a realizar la acusación de abuso sexual y homicidio triplemente agravado por alevosía, porque el niño no se pudo defender; ensañamiento, por el tormento que vivió durante meses y por el vínculo.

Crónica/Infobae

Compartir en: