Independiente: ahora amenazaron a tres jueces que fallaron en contra del club

Independiente: ahora amenazaron a tres jueces que fallaron en contra del club
Compartir en:

La crisis en Independiente suma un capítulo más. Tras la renuncia de Fabián Doman a la presidencia, en las últimas horas, los jueces del Tribunal de Trabajo Número 2 de Avellaneda recibieron amenazas unos minutos después que se presentara una apelación del club por el caso de Gonzalo Verón.

El tribunal integrado por Adriana Terlizzi, Carolina Bocchio y Javier Traversoy dispuso días atrás que el club pague 2.300 millones de pesos al futbolista Verón que inició un juicio laboral contra la institución. En garantía por este juicio está predio de Wilde de entrenamiento, si la Justicia decide que la sentencia quede firme, el jugador reclamará el pago de la deuda y eso podría significar la quiebra económica del club. Este miércoles se presentó un Recurso Extraordinario para revisar esa sentencia y minutos después los magistrados comenzaron a recibir amenazadas en sus redes sociales particulares y lo que preocupó aun más fue que uno de ellos recibió llamados intimidatorios en su celular.

En las redes sociales de uno de los jueces aparecieron mensajes con emoticones de cuchillos y frases como: “Cuídate que vos sabes las consecuencias” “no digas que no te avisamos”, entre otras.

  Argentina vs. Canadá, por la Copa América 2024: horario, TV y cómo ver online

Los magistrados radicaron la denuncia ante la fiscalía N° 4 de Avellaneda a cargo del Dr.Mariano Zitto quien dispuso protección policial para tres jueces laborales Terlizzi, Bocchio y Traversoy.

Caso Veron podría llegar a la Corte

En este contexto, el Tribunal de Trabajo Número 2 deberá definir si el juicio laboral que le inició Gonzalo Verón a Independiente pasará a la Corte Suprema de Justicia luego de que el club presentó un Recurso Extraordinario tras lo que fue el fallo que sentenció el pago de 2.300 millones de pesos.

En garantía por este juicio se encuentra el predio de Wilde de Independiente. El jugador reclamará el pago de la deuda y eso podría significar la quiebra económica del club, aunque no sea declarado en esa situación en términos de la Ley, sino que sería intervenido por la Justicia.

La Ley que ampara a Independiente en caso de no contar con los fondos es la 25.284, que también es conocida como la Ley de Entidades Deportivas con Dificultades Económicas, se sancionó a mediados de 2000 y su principal objetivo fue que las asociaciones civiles, como son todos los clubes del fútbol argentino, no pudieran presentar la quiebra y así resguardar a los jóvenes y niños que realizan actividades deportivas allí.

  Caso Loan: el intendente de 9 de Julio habló de drogas y dijo que está "aterrado"

Si un club se encuentra en esta situación, no será declarado en quiebra como bien marca la Ley, pero en su lugar será intervenido por la Justicia, y a través de una sindicatura regulará los ingresos de la institución, teniendo la potestad de decidir sobre cómo y de qué manera se gasta el dinero, siempre partiendo de la base de que su intención es saldar todas las deudas contraídas que terminaron en esa situación.

La palabra de Gonzalo Verón

Verón firmó contrato el 24 de enero de 2018 y que desde ese momento el club empezó a acumular una deuda con él que jamás le pagaron. «Llegué a sentarme a hablar con (Héctor) Yoyo Maldonado (secretario de Independiente en la gestión Moyano). Tuvimos varias conversaciones sobre esa deuda. Llegó a darme tres cheques, pero luego me pidió por favor que no los depositara porque no era el momento ya que le podían cerrar la cuenta por falta de fondos. Eso fue en el Hotel Scala donde concentraba el equipo, lo recuerdo bien. Nosotros decidimos resguardarlo en ese momento. Pero los cheques se vencieron y nunca me los repusieron», indicó Verón.

  Intensas nevadas en la Patagonia: provincias reclaman al Gobierno que "cumplan con su parte"

«Así se fueron acumulando deudas y nunca me pagaron. Decidí irme a préstamo a Aldosivi por todo este conflicto que estaba surgiendo. Ellos (por los dirigentes de Independiente) tenían que pagarme la mitad del sueldo y la otra mitad, Aldosivi. Tampoco me pagaron. Estuve un año en Aldosivi y jamás recibí un peso de parte de Independiente. Cuando se terminó el contrato con Aldosivi volví a CAI y me echaron en el medio de la pandemia. Así se empezó a acumular toda la deuda», cerró el futbolista.

Ámbito

Compartir en:
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE