Giras, incursiones y un invitado sorpresa: como es el plan de Milei para multiplicar sus votos

Giras, incursiones y un invitado sorpresa: como es el plan de Milei para multiplicar sus votos
Compartir en:

Hace exactamente una semana, Javier Milei se convertía en la gran sorpresa de las PASO. No por ingresar como una de las opciones competitivas en los tres tercios en los que quedó configurado el voto mayoritario en estas elecciones 2023 sino por convertirse en la opción más votada y la coalición más elegida. Ahora La Libertad Avanza planea la siguiente fase hacia octubre en las que espera sumar más fiscales, incursiones específicas en las provincias y una visita internacional que impulse la figura del libertario.

«Creo que todos sentíamos lo que iba a pasar esa noche pero no lo queríamos terminar de ver», deslizó uno de los principales arquitectos de la victoria Milei. Aquella noche estaban seguros que iban a alcanzar los 25 puntos y el resultado fue muy superior, por momentos, cerca de los 35. Tienen un plan para «recuperar» hasta cinco puntos perdidos por falta de control.

La noche de las PASO, desde la campaña de Milei habían montado su propio centro virtual de recuento para incorporar los datos de mesas testigo con los que proyectar el resultado final. Había voluntarios trabajando en red desde diversos puntos del país, incluso en otras partes del mundo, en lugares como Suecia. Cerca de las 21, su tendencia ya los daba por encima de los 30 puntos: fue cuando comenzaron a presionar a la Dirección Nacional Electoral para que difunda la marcha del escrutinio provisorio.

¿Cuándo se convencieron que podían hacer una elección por encima de lo que algunos sondeos pregonaban? En el bunker de Milei describen un punto de quiebre en el tramo final de la campaña, al menos como marco de percepción desde el cual empezaron a sospechar y convencerse de que algo grande podía ocurrir esa noche: las visitas de Milei a Bahía Blanca y Mendoza capital, como parte de la última gira por las provincias.

Entonces, les llamó la atención el componente transgeneracional -«familias», es la palabra que utilizan- más allá del volumen de la convocatoria y que dijeran presente en masa casi una hora antes de lo señalado. Lo mismo que advirtieron en el último acto, el de cierre, en el Movistar Arena, donde se cruzaron con jóvenes y adultos mayores por igual, en ocasiones en grupo y otras veces, asistiendo de manera individual.

El otro «momento» que les permitió medir la sensación de la calle y les llamó la atención fueron las incursiones sorpresas en el Conurbano, también en la recta final. Postas sorpresivas, como en Los Polvorines, mientras se trasladaban al destino del acto anunciado para aquella jornada. De pronto se detenían en un punto y descendían para medir el poder de convocatoria real del precandidato y su posibilidad de empatizar, algo imposible de calcular en las raves libertarias.

  Salud y Economía establecieron nuevos aranceles para las consultas médicas

A contramano de aquella primera experiencia frustrada en el estadio de El Porvenir, en junio de 2022, donde se intentó movilizar con micros y redes sociales, el equipo de estrategia de Milei solo dejaba correr el boca a boca en estas ocasiones. Juran que, sin avivar las plataformas, pequeñas multitudes se congregaban de manera espontánea, a una escala menor pero nutrida. «Eso nos dio la pauta de que el fenómeno era real, no solo virtual», aseveran.

El perfil del elector libertario mayoritario, tal cual lo bosquejan en el círculo chico de Milei, es el hombre de clase baja, que recientemente se sumergió en la pobreza, hace pocos años. Y los sectores medios bajos que cuelgan de dos dedos al filo de desplomarse al abismo. «El que se cuida de apagar la luz para ahorrar», lo grafican. Son grupos desencantados, fastidiados con los gobernantes de uno y otro color, a quienes responsabilizan por su situación. Un perfil muy similar al votante de Donald Trump en 2016.

Contrario a lo que se imagina, creen que entre los más jóvenes solo llegan con mayor profundidad al grupo de menor edad. Esos que se nutren de información pero que también construyen su socialización casi de forma plena a través de las redes sociales. Por lejos, Milei se afirma como el más idóneo de los candidatos en el campo virtual al punto que su nombre trascendió las fronteras y Tik Tok mediante alcanzó lugares tan distantes como la propia Venezuela «comunista» que tanto denosta.

Cómo será la campaña de Milei rumbo a las generales
Luego de una primera semana de alta exposición mediática, que cerró con la reunión virtual con el Fondo Monetario Internacional, en el equipo de Milei quieren que el economista baje el perfil durante los próximos días. Ayer ya dio una nueva entrevista con otra bomba, como las que quirúrgicamente soltó en cada aparición de la semana: esta vez dijo que le ofrecería a Mauricio Macri un rol en su gobierno.

El único punto de coincidencia entre Milei y Sergio Massa es que uno y otro se eligieron como rivales para un balotaje. Y en el medio quedó Patricia Bullrich, desdibujada, entre un halcón más osado en sus promesas y afirmaciones y la opción moderada más competitiva. Acorde a los cálculos que barajan en el equipo del libertario, el voto de Larreta migraría mayormente hacia una cuarta opción en esta próxima elección. «El cambiemita culposo vota a Schiaretti para no votar al kirchnerismo», dicen.

  Ya es oficial el aumento del salario mínimo: qué dice la resolución del Ministerio de Trabajo

Luego se verá. Se sienten capaces de recuperar el voto conservador moderado larretista en la instancia final y si no, que pase a engrosar las filas de los 10 millones del padrón que no sufragaron en las PASO o los 3 millones que sí lo hicieron en 2019 pero que ahora dijeron ausente, no es problema para los libertarios si se trata de este tipo de electores. Todo lo contrario.

Tanto Juntos por el Cambio como Unión por la Patria perdieron electores en esta primera instancia. Pero si bien el oficialismo perdió el grueso de esos votos en 2021 -unos 5 millones a los que se añade ahora otro medio millón-, el peor resultado fue para la coalición que lleva a Bullrich como candidata: perdieron 2,4 millones de votos en relación a su cosecha de 2021, cuando habían multiplicado los de 2019.

En las próximas semanas, Milei volverá a las incursiones provinciales en territorios clave. Y ya pusieron en marcha un primer llamado a sumar fiscales: entienden que hasta cinco puntos se perdieron por falta de control. Pisarán fuerte en la Provincia de Buenos Aires y repetirán en los distritos clave.

También se analiza la posibilidad de un viaje al exterior. Por lo pronto, Darío Esptein, uno de los integrantes de su Consejo de Asesores volará a Estados Unidos para los primeros contactos ya formales del candidato a Presidente con grupos empresarios. Y en la campaña se guardan una sorpresa, un golpe de efecto posiblemente para septiembre: la visita de un aliado internacional de peso, aunque mantienen el nombre bajo reserva.

El triunfo de Milei: cuáles fueron las provincias clave
El domingo 13 de agosto puso fin a meses de especulaciones y encuestas: propio y ajenos confirmaron que Milei no era solo un fenómeno de redes pero también que lejos está de ser apenas una expresión urbana del desencanto. Por el contrario, el economista se convirtió en la opción más federal en estas primarias, sin importar las razones detrás de ese voto, sea ideológico o una válvula desesperada de escape para el fastidio con el sistema.

Acorde al escrutinio provisorio, el economista se impuso en 16 provincias y sumó 7.116.532 votos en todo el país. El 60% de esos sufragios se concentró en cinco distritos: Provincia de Buenos Aires (2.161.679), Córdoba (688.684), Santa Fe (643.315), Mendoza (466.437) y Tucumán (342.681). Se trata de cinco de los distritos con mayor padrón electoral, nada es casual. Tampoco la intención de volver en esta segunda etapa.

A excepción del primero de ellos, Buenos Aires -donde terminó tercero en la sumatoria de coaliciones pero primero como opción individual-, en el resto de los cinco distritos principales en su balance contable, Milei ganó. Y en todos ellos, salvo Tucumán, el economista reforzó su campaña presencial en los últimos días. También dijo presente en Entre Ríos donde sumó 176.000 votos y quedó tercero. Fue la segunda provincia con mayor porcentaje de voto en blanco, 12,6%, apenas superada por Santa Cruz, con el 28,5%.

  Con Messi en duda, Inter Miami recibe a New York FC en busca de la victoria para acercarse a los playoffs

En el distrito patagónico, Milei quedó primero con el 28,9%, el equivalente a 52.189 votos. Si se les suman los resultados en Salta (318.910) -donde obtuvo el porcentaje más alto, con un 49,3%, uno de dos votos-, Ciudad de Buenos Aires (299.097) -donde terminó tercero- y Misiones (277.899), se explican casi las tres cuartas partes de la cosecha total. Con un dato extra: ni en Misiones ni en Salta hizo campaña presencial. El elevado número de votos en estas dos provincias del norte sorprendió incluso a la mesa chica de La Libertad Avanza.

Los libertarios se tienen fe y creen que pueden escalar más en octubre porque a «la gente le gusta apostar a ganador y necesita sentir que tiene algo para celebrar en este contexto», explican. «¿Cuándo se contrajo el voto de una opción ganadora entre las PASO y las generales?», se envalentonan mientras hacen cuentas para planear los próximos pasos. En paralelo, piensan las próximas apariciones mediáticas del libertario cuando se relance la campaña.

Hay gestos que están pensados más allá de que, en ocasiones, el economista sea muy «bocón», tal como lo definió Diana Mondino, candidata a diputada y referencia en la política exterior de Milei. Entonces los especialistas en los que él delega buscan moderar las palabras de su jefe político, haciendo malabares para no contradecirlo. Las más de las veces resulta contradictorio.

Escenas como la del candidato tachando en el prime time un enorme organigrama del Estado para graficar su «ajuste» están cuidadosamente pensadas. De hecho, en las oficinas donde se juntan los equipos técnicos sobre la calle Huergo, aún hay un enorme mapa del Estado con el que los asesores en materia de reforma del Estado «jugaron» a tachar los ravioles. Así nació la idea que luego se trasladó a la estrategia comunicacional.

La forma, en la campaña de Milei, es tan importante como el mensaje. Y en los días posteriores a las PASO los primeros llamados del empresariado no tardaron en llegar. Incluso de aquellos que lo veían como Shreck hasta el domingo y el lunes descubrieron al Príncipe Valiente. Muchos están preocupados por sus ideas sobre retirar al Estado de la gestión y financiamiento de la obra pública, por caso.

ElCronista

Compartir en: