Caso Rocío Rojas: Un arqueólogo detalló cómo fue el hallazgo de los restos óseos

Caso Rocío Rojas: Un arqueólogo  detalló cómo fue el hallazgo de los restos óseos
Compartir en:

Este lunes 27 de mayo prosiguió el debate oral y público en contra de Edgardo Hernán Caro, de 38 años y de María Carolina Graneros, de 40, quienes llegan acusados como autores del asesinato de la nena de cuatro años. Oportunamente, Mauro Véliz, yerno de la mujer, fue condenado en un juicio abreviado. La Fiscalía pidió penas de prisión perpetua.
Por el Ministerio Público Fiscal interviene la Unidad Fiscal de Homicidios I, a cargo de Pedro Gallo, secundado por la auxiliar de fiscal Julieta Molé y Juan Vilardi, del equipo de la UFI.
El arqueólogo forense Alejandro Leiva es un testigo ofrecido por el Ministerio Fiscal, quien en su exposición detallo las conclusiones de su informe, el cual expresó que le llevo un año de ardua investigación, con estudios sedimentológicos y osteológicos, entre otras tareas.
El perito señaló que se trata de un informe que consta de 66 páginas en las cuales el profesional relató los puntos más destacados a partir del pedido de realizada en su momento por parte de la Unidad Fiscal de Homicidios I, que solicitó su intervención.
En ese sentido, relató las intervenciones en el predio del asentamiento San Ramón de La Reducción (donde se examinó un pozo) y en la zona del puente del Rio Colorado, donde se analizaron restos de un fogón cercano a una columna. En ambos sectores se hallaron muestras relacionadas con el hecho delictivo que luego fueron cotejadas mediante ADN.
El arqueólogo confirmó que en base al análisis, se estableció que la moto en la que la pequeña fue llevada al asentamiento San Ramón, también estuve presente en la zona del río Colorado.
El tribunal que conduce el debate ésta integrado por los magistrados Lucas Alfredo Taboada, Cyntia Lorena Rocha y Alejandro José Benjamín Valeros.

  La arqueología forense ayudó a descubrir la secuencia delictiva del crimen de la niña en Lules

La acusación

A partir de marzo de 2021, en circunstancias que la niña víctima de cuatro años, se encontraba viviendo en el domicilio de pasaje Neuquén de la ciudad de Lules, a cargo de Graneros y su pareja Caro, fue sometida a reiterados maltratos crueles e inhumanos por parte de los mismos, consistentes en golpearla en distintas partes del cuerpo, someterla a situaciones humillantes, obligándola a arrodillarse en maíz, a sostener mitades de ladrillos en sus manos, abandonándola en múltiples oportunidades al frío y desnuda en el patio en la madrugada y arrojándole agua fría mientras le recriminaba que se hacía sus necesidades encima.
Hasta que el día 30 de junio de 2021, mientras la niña se encontraba en la cama de la habitación que pertenecía a Caro y Graneros, el imputado Caro, quien junto con Graneros se encontraba encargado de la guarda, abusó sexualmente de la pequeña en horas de la tarde y nuevamente a la noche, aprovechándose de la situación de convivencia preexistente.
A continuación, frente al estado deplorable en que se encontraba la niña por los maltratos recibidos y la agresión sexual sufrida, se descompensó, por lo que los imputados, previo acuerdo de voluntades y actuando de manera conjunta y coordinada, aprovechándose del estado de indefensión de la menor y a los fines de lograr la impunidad, la cargaron convaleciente, en medio de los dos, en una motocicleta marca Motomel modelo 110 cc color azul con blanca, y la trasladaron hasta un terreno sito en el San Ramón, ubicado en la Reducción, Lules. Allí, con claras intenciones de causarle la muerte de un modo cruel, inhumano y aumentando de manera innecesaria el sufrimiento, la tiraron en un pozo cavado para letrina y la prendieron fuego produciendo de esta manera la muerte de la niña. A continuación, se retiraron del lugar, regresando Graneros a su domicilio en busca de colaboración para hacer desaparecer los restos de la pequeña, mientras que Caro se dirigió hacia su trabajo.
De esta manera, Graneros buscó a Veliz, y ambos se trasladaron en la misma moto al terreno mencionado. Una vez allí, los sujetos continuaron quemando los restos, hasta que los cargaron en bolsas de tipo arpillera y los trasladaron hasta abajo del puente del Río Colorado, el cual se encuentra a unos pocos kilómetros hacia el sur de la ciudad de la Reducción y los dos continuaron prendiéndole fuego para eliminar todo tipo de rastros para luego arrojar los restos al río, dándose a la fuga del lugar.
Tras ello, la imputada Graneros denunció falsamente la desaparición de niña en la Comisaría de Lules y, en ocasión de su búsqueda, Veliz aportó información falsa con el objeto de desviar el curso de la investigación y reforzar el encubrimiento, a sabiendas de que la víctima se encontraba ya sin vida.

  El Gobierno felicitó a las fuerzas de seguridad que actuaron afuera del Congreso: “Intentaron perpetrar un golpe de Estado”

MPF

Compartir en:
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE